14 de diciembre de 2012

Cambio objetos usados por barrigas llenas




Cuando hay verdaderas ganas de ayudar a los que más lo necesitan, sobran maneras. Hoy os quiero hablar de algo tan sencillo como los mercadillos solidarios.

Un mercadillo solidario es un espacio abierto o cerrado en el cual se venden objetos donados por otras personas con fines benéficos. Esto quiere decir que todo el dinero recaudado con la venta de estos objetos tendrá fines sociales (asociaciones, ONGs, bancos de alimentos...). Recientemente participé en uno organizado por la Escuela Oficial de Idiomas de Vigo y sus extensiones; en este caso se vendían libros de texto y de lectura.

Pero últimamente y como consecuencia de las dificultades económicas por las que están pasando cientos de familias en nuestro país, se está extendiendo la práctica de pagar con alimentos. Tú llegas al mercadillo, echas un vistazo hasta que encuentras algún objeto que te guste y te lo llevas a cambio de un paquete de comida, por ejemplo lentejas, aceite o pasta. Te puedes encontrar cosas realmente interesantes y llevártelas por muy poco (¿cuánto puede costar un kilo de espaguetis?) sabiendo que estás ayudando a algún papá o mamá a que pueda ponerle un plato de comida delante a sus hijos.

La primera vez que oí hablar de este tipo de intercambio solidario fue gracias al colegio A Inmaculada de Ponteareas; los alumnos de 4º de la ESO organizaron el año pasado un mercadillo con el fin de recaudar alimentos para las personas con menos recursos en el pueblo. ¡Tuvo mucho éxito! Mi madre me compró un juego de póker con todas sus cartas y fichas.

En estas fechas son bastantes las organizaciones que están proponiendo actividades de este tipo, por ejemplo, el Concello de Salceda de Caselas, que en su programación cultural navideña ofrece la posibilidad de ver una obra de teatro pagando un alimento como entrada. Además, los músicos de la Banda Cultural de Mondariz organizan los días 15, 16, 22 y 23 de Diciembre un rastrillo solidario en el cual también se pueden adquirir objetos pagando con alimentos.

Si a tí también te apetece llevar a cabo una iniciativa parecida, solo tienes que seguir los siguiente pasos:
(Si ya lo has hecho alguna vez no dudes en dejar un comentario contando la experiencia!!)

1. Escoge la organización o la causa a la cual quieras destinar el dinero o los alimentos recaudados.
2. Pide permiso al ayuntamiento para celebrar el mercadillo. Si tiene lugar en Invierno es mejor que también solicites un local donde realizarlo.
3. Dile a tus amigos, vecinos, familia o a cualquier persona interesada que donen objetos que ya no utilicen y estén en buenas condiciones. Lo normal es que se recojan libros, complementos de ropa, cuadros, juegos de mesa, material audiovisual,... 
4. También puedes tratar de convencer a alguna empresa para que aporte productos nuevos si se quiere comprometer con la causa.
5. Asegúrate de elegir el día o los días en los que pueda asistir el mayor número posible de personas.
6. Encárgate de anunciarlo y de que todo el mundo se entere. Las redes sociales son una gran ayuda hoy en día.
7. ¡Ponle ganas y a vender! Es un gesto que no cuesta nada si se hace entre muchas personas y todas colaboran y la recompensa es enorme.

Os animo a todos a que si tenéis la oportunidad participéis en este tipo de mercadillos. Seguramente todos os pondréis como propósito para 2013 ser más justos, buenos, solidarios y todo ese bla,bla,bla... Pues venga, ¡que se note! 

Un beso muy grande y gracias por leerme ;-)

1 comentario:

  1. Hola Andrea, vengo a agradecerte el comentario, qué bueno encontrar compañeras de viaje con una misma sensibilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar