20 de noviembre de 2012

¡Nunca dejes de viajar!

Seas o no un viajero, te encantará este vídeo...



El tópico del mensaje para mi "yo del futuro" es de mis favoritos; me gusta muchísimo cuando lo hacen en series, películas, o anuncios.
Si yo hiciera algo así seguramente también tocaría el tema de los viajes, para que no se me olvide lo mucho que me gusta visitar lugares nuevos.

Cuando escuchamos la palabra "viajar" siempre pensamos en lugares remotos, países lejanos o gastos considerables; pero no es el exotismo, la lejanía o el presupuesto lo que determina si un viaje merecerá o no la pena. Mi condición de estudiante implica que no tenga ni mucho tiempo libre ni mucho dinero pero intento aprovechar los fines de semana para salir un poco. La verdad es que no me he movido del noroeste de la península en los últimos cuatro meses y me lo estoy pasando en grande. Monçao, Oviedo, A Coruña o Salamanca han sido escenario de muchos buenos momentos. También es importante la compañía y yo no me puedo quejar de mi comitiva. Cómo me gustaría que todos los días de la semana pudiese despertarme rodeada de amigos adormilados, con ese bostezo-sonrisa que indica que la noche fue larga pero que todavía quedan ganas de hacer turismo.

Viajar es una forma de meditar ya que nuestra mente desconecta; te olvidas de la rutina y de los problemas y centras tu atención en algo externo porque estás descubriendo cosas nuevas. Cuando volvemos de un viaje, por pequeño que haya sido, nos sentimos como en una nube.

Por supuesto, preferiría irme a Perú pero las circunstancias no lo permiten y aprovecho para conocer un poco lo que tengo cerca. A veces ignoramos los tesoros que tenemos al lado o no los apreciamos lo suficiente, simplemente porque han estado siempre a nuestro alcance... Un día pregunté a un parisino si le gustaba el Museo de L'Ouvre y me dijo que nunca había estado en él. Me quedé mirándole con los ojos muy abiertos pero, al fin y al cabo, es lo que nos pasa a todos con las regiones donde vivimos.

Recuerda:
- Los jóvenes tienen tiempo y energía pero no tienen dinero.
- Los adultos tienen dinero y energía pero no tienen tiempo.
- Los ancianos tienen el tiempo y el dinero pero no tienen energía.

Nunca podrás tenerlo todo, así que aprovecha las oportunidades que vengan antes de que sea demasiado tarde. Y nunca, nunca dejes de viajar.






















3 comentarios:

  1. Vi ese vídeo el otro día y lo compartí en mis redes, me entusiasmó, me inspiró, me tocó el alma, me encantó!! y supongo que a las que nos encanta viajar y sabemos lo que enriquece, pues ya es lo más, jajajajaj!!
    Un abrazo y hasta la próxima,
    Gala
    http://galahoogstraten.blogspot.com

    ResponderEliminar