13 de octubre de 2012

Sintámonos afortunados.





Vivo en un país sin bombas.
Vivo en una región sin terremotos ni huracanes.
Camino dos pasos y encuentro bosques, ríos y playas.
Aquí nadie se muere de calor ni de frío.
En mi pueblo no se cometen crímenes.
Tengo una familia increíble.
Tengo gente que me quiere y me apoya.
Estoy contenta de ser como soy y puedo actuar conforme a mis ideales.
Tengo salud y un cuerpo fuerte para abrazar, correr, bailar,...
Pude ir a un buen colegio y tuve una infancia feliz.
Mi cerebro funciona perfectamente: puedo estudiar, pensar, aprender,...
Tengo la universidad al lado de casa.
Encuentro un plato de comida en la mesa cada mediodía.
Puedo practicar mis hobbies cuando me apetece.
Vivo en un piso bonito y acogedor.
Puedo comunicarme con amigos de todo el mundo gracias a Internet.
Puedo expresarme cuando quiera y con total libertad.
Tengo información a mi alcance para conocer cualquier cosa que me interese.
Puedo elegir mi forma de vestir y de vivir.
Puedo escoger con quién compartir mi vida.
Tengo la suerte de poder reírme cada día y de vivir sin miedo.

Y, como yo, muchas otras personas. ¡Dejemos de quejarnos!
Dediquemos nuestro tiempo a conseguir que los demás sean igual de afortunados que nosotros.



1 comentario:

  1. Cada vez que leo una nueva entrada en tu blog se que voy a sentirme mucho mejor :)

    Un besiño Andrea! no dejes nunca de publicar cositas

    ResponderEliminar