5 de octubre de 2012

Perdida en la costa de Inglaterra

Hasta hace poco Inglaterra no tenía ningún significado especial para mí. De hecho, sólo había estado en Londres y, siendo gallega, puedo afirmar que no se conoce un país o región visitando solo su capital. Sin embargo, tuve la suerte de trabajar en Bognor-Regis este verano y, gracias a este trabajo, conocer otras muchas ciudades y pueblos cercanos.

Cuando uno se va al extranjero siempre tiene miedo a que las cosas no salgan bien; Inglaterra está relativamente cerca y, aún así, el idioma y la cultura son completamente diferentes. Yo puedo decir que nada de lo que me encontré allí era como esperaba y quizás por eso, precisamente, fue inolvidable.
No tuve ningún accidente, no ocurrió ninguna desgracia y pude desempeñar mi trabajo perfectamente. Tenía una casa bonita y limpia donde alojarme, tenía transporte y tenía comida; todo lo demás era secundario y, por tanto, me dejaba llevar, sabiendo que cualquier experiencia iba a ser enriquecedora.
Llegué a las mismas dos conclusiones a las que llego siempre que viajo:

1. Como en casa no se está en ningún sitio. Hay que ver qué gusto da que te hablen en tu idioma, que las personas que te rodean tengan una educación y unos valores similares a los tuyos o llegar al Supermercado y saber qué es cada cosa y dónde se encuentra.

2. Tu pueblo, ciudad o país no es el centro del mundo y existen ahí afuera formas de vida completamente diferentes e igual de válidas y satisfactorias. Conocerlas te hace crecer como persona.

La primera conclusión podría parecer una desventaja de irse fuera pero no lo es; el hecho de salir de esa burbuja de "lo conocido y lo fácil" hace que espabilemos, que aprendamos a valorar lo nuestro, que seamos capaces de sacarnos las castañas del fuego por nosotros mismos y que, al superar ese reto, sintamos que hemos aprendido y mejorado.

No estaba muy convencida cuando me fui (¡y eso que el trabajo sólo duraba un mes!) y ahora estoy segura de que es una de las mejores decisiones que he tomado este año. Aprendí inglés y mejoré mi currículum pero, sobre todo, conocí lugares preciosos y me llevé el cariño de grandes personas. 

Comparto esta vivencia con la esperanza de animar a todas esas personas que se plantean marcharse al extranjero a dar el gran salto. Actualmente el nivel de desempleo español es abrumador y hay muchísima gente joven en el paro. ¿Por qué no probar suerte en otro sitio? Todos sabemos que en este país no tenemos las mejores competencias idiomáticas, por lo tanto, razones no faltan. Si te lo estás pensando, si cuentas con unos pocos ahorros, si te sientes estancado y te apetece vivir una aventura diferente ésta podría ser una buena opción. 

Pero acuérdate de volver... ¡Te necesitamos para levantar el país!










5 comentarios:

  1. Hola guapísima!
    Bufff este es el eterno tema que me duele tocar.

    Tengo ese gusanillo desde enana:
    No sabía aún que quería hacer de mi vida, pero sabía que quería ir a sitios cosmopolitas, conocer gente de lo más diversa, quería crecer de espíritu, absorber culturas, vivir en algún sitio dónde las cosas pasaran en gran escala y poder un día poder echar la vista atrás y sentirme orgullosa del camino recorrido.
    Soñaba con ser de ese tipo de personas que escogen el camino menos seguro y llegan a la meta con la experiencia personal y el orgullo de haber tenido el valor que los que se quedan en el camino seguro nunca tendrán.

    Pero la vida, no siempre te deja escoger, o simplemente a veces los miedos, los peros y la gente que no confía en tus sueños acaban pesando demasiado en tu toma de decisiones.

    Es verdad que tener un trabajo fijo es un lujo en estos momentos, y no soy infeliz en mi día a día y con mi gente. Pero a menudo ese sueño vuelve a mi mente y me recuerda que aún hay un vacío/ una experiencia que me queda por llenar/vivir.

    Quizá el miedo es lo que me dice no es el momento. A mí por ahora me reconforta pensar que CONTINUA HABIENDO TIEMPO PARA CAMBIAR EL CAMINO POR EL QUE VOY.

    ResponderEliminar
  2. JaJa, me encanto la frase:

    Pero acuérdate de volver... ¡Te necesitamos para levantar el país!

    ResponderEliminar
  3. Di que sí! Anda que no me arrepiento de no haberlo hecho cuando tuve ocasión.
    Qué bien que tú lo tienes claro.
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  4. Como encontraste trabajo alli?
    me gusta tu blog! :)

    ResponderEliminar
  5. Hola! Hace tiempo me comentaste una entrada para que mirara esta, ya que yo he estado de au pair también en la costa sur de Inglaterra, pero he tenido el blog abandonadísimo durante bastante tiempo y por fin lo he retomado! Espero seguir leyéndote y me alegro mucho que disfrutaras de la experiencia inglesa!
    Por estos ojitos

    ResponderEliminar