15 de mayo de 2012

Cómo superar la depresión post-Erasmus




Lo primero que debes saber antes de intentar superar una depresión post-Erasmus es que, en realidad, no hay nada que superar. No te preocupes, yo he tardado un año en llegar a esta conclusión.

Cuando tu estancia llega a su fin te sientes triste y melancólico; es normal, vas a despedirte de personas con las que has compartido, probablemente, el mejor año de tu juventud. Sin embargo, nos confundimos al pensar que la experiencia Erasmus dura solamente un año. ¡Es mentira! El periodo de tiempo que pasas en el extranjero es solamente el principio de tu nueva mentalidad. Piénsalo, ¿qué sentido tendría un año de intercambio si fueras a quedarte para siempre en ese lugar? Lo que hace esos meses tan especiales es que las cosas que vivas y aprendas se quedarán contigo; Seguirás avanzando y pasando por otros momentos y etapas con un bagaje que te acompañará siempre. El Erasmus es como  los conocimientos teóricos de una asignatura que, pasado un tiempo, tienes que saber aplicar a la práctica. Vete, viaja, conoce, descubre... pero vuelve para contarlo.

Algunos dicen que se hace duro volver a la normalidad, la clave está en saber que su "normalidad" ya no es la misma. Tu país de residencia cambia, tu contrato de estudios se extingue, pero tú no tienes que renunciar a ser quien quieres ser. Si has sido una persona alegre, lo seguirás siendo; si has sido un triunfador, también; si has hecho muchos amigos, podrás hacerlos de nuevo en otros lugares... ¿Acaso la vida te sonríe más por traspasar una frontera? No.

Algo que eché mucho de menos el año pasado fue el paisaje: hacer senderismo, pasear por la playa... Este año disfruto más de esas cosas porque valoro tenerlas cerca. También eché de menos la comida, los precios, la cultura y a mi familia. Vivir sólo es genial porque eres el rey de tu casa: invitas a cenar a quien quieres, te acuestas cuando quieres, comes cuando quieres, limpias menos, duermes más, redecoras tu habitación cada semana y nadie se termina los cereales . Aunque tenía una compañera de piso, no es como tener una madre. Vivir con los parientes después de eso es frustrante, pero siempre hay alguien en casa cuando llegas para preguntarte qué tal fue el día. Y está bien que tus padres vean la nueva persona que eres para que sepan que ha valido la pena todo el dinero invertido y que no sigues siendo un carcamal. Ni que decir tiene que cuando vuelvas a vivir solo echarás otra vez de menos a los entrañables personajes que conforman tu familia, por eso disfrútalo. 

Todos sabemos que las noches Erasmus son inimitables, épicas, apoteósicas... Después de eso, salir de noche nunca nos vuelve a causar tal euforia. ¿Por qué? ¿Acaso en Francia hay mejores discotecas que en España? ¿Mejor música? ¿Mejor ambiente? No lo creo... Este año me hice amiga de algunos estudiantes extranjeros y puedo decir que esa gente venida de fuera está teniendo las mejores juergas de su vida aquí. ¿Aquí? ¿Cómo es posible? ¿En una ciudad que he tenido al lado desde que nací? Pues sí, porque lo importante no es el lugar, es la actitud. Si ellos pueden, yo también. Salir ya no es sinónimo de beber o ligar; salir es conocer gente, hablar, divertirse y disfrutar de todo lo que ocurre a tu alrededor, con la mente abierta. Prefiero un apartamento lleno de gente desenfadada que una discoteca llena de tacones y uñas postizas (aunque ahora sé que detrás de una apariencia fría se puede esconder una gran persona).

El año que estás de Erasmus es un parón. Cuando vuelves retomas la vida que dejaste y lo haces más intensamente porque lo valoras más y sabes lo que es tener que prescindir de todo eso a lo que estabas acostumbrado. Aprendes dos cosas: que como en casa no se está en ningún sitio y, por otro lado, que tu entorno no es el ombligo del mundo. Y por "casa" me refiero a tu país y a tu cultura. Me encanta viajar y creo que ahora lo disfrutaría más que nunca. Pero también me encanta la sensación de regresar.

Cuando volví me sentía incomprendida, pasé de vivir en una gran ciudad y tener actividades culturales casi a diario a vivir en un pueblo donde la gente se pasa la tarde en la cafetería. Cada vez que hay un evento cultural en mi pueblo el auditorio está vacío. Cada vez que hay partido del Barça los bares están repletos. Algunas personas no cambiarían esa rutina por nada, otras esperan que les muestres cosas diferentes y te lo agradecen de corazón. Busca a personas del segundo tipo, aunque no te garantizo que haya muchas. Si tú has aprendido cosas, aprovecha y compártelo para mejorar tu entorno.

Ya han pasado casi doce meses desde que dije adiós a la ciudad de las luces. Doce meses después me he sorprendido a mí misma contentísima con nuevos proyectos y nuevas motivaciones. Por primera vez he sentido que mi vida de ahora no tiene nada que envidiar a la de antes y que puedo estar igual de feliz aquí que en cualquier otro sitio. Me puse a pensar en todo esto y me entraron ganas de compartirlo. Quien dice Erasmus dice cualquier otra experiencia parecida. Todas las vivencias son pequeñas lecciones que van contribuyendo a nuestro crecimiento personal. Se acaba una y se empieza otra.

¿Depresión post-Erasmus? ¿Qué es eso?

40 comentarios:

  1. Me lo he leído de cabo a rabo aunque ni estoy ni voy a estar de erasmus porque llevo plan bolonia pisándome los talones y no me puedo arriesgar a tener problemas con convalidaciones, pero me gusta porque vivo en un sitio pequeño y me hace saber que se puede disfrutar como yo lo intento aunque sueñe con irme...también sé que me encantará volver.
    Y hablando de volver, he 'vuelto' un poco al blog porque no he podido evitarlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola te escribo para decirte que yo me he ido de Erasmus en la misma situación que tu con el plan bologna detrás y no hay problema alguno con las convalidaciones... Háblalo con el que lleva eso si realmente te apetece, yo te recomiendo que te vayas de Erasmus... Es una experiencia que no olvidaras jamás!!

      Eliminar
  2. Me gusta mucho tu manera de pensar Andrea! Transmites mucho entusiasmo y eso es muy motivador!
    Adelante, sigue así!

    ResponderEliminar
  3. Sí, leí esta entrada cuando la pusiste, creo, y la verdad es que me gusta bastante :) Gracias por seguirme también tú. Y sí, sí, seguiré escribiendo de vez en cuando :) ¡Un abrazo para ti también!

    ResponderEliminar
  4. A mí lo de Erasmus me pilló un poco tarde, desgraciadamente, pero es cierto que lo mejor del tiempo que he pasado lejos de casa, ha sido al regresar. Las reflexiones que he podido hacer sobre ello con el paso del tiempo han sido tan intensas o más, que el tiempo vivido fuera.
    La experiencia no te la quita nadie, y puedes volver a revivirla tantas veces como quieras. Para mí eso es lo mejor de pasar tiempo lejos de casa. Lo que te queda luego.
    Me ha encantado tu entrada :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Andrea:
    Me he sentido muy identificada! En el 2009 fui a Alemania para hacer una prácticas, y no hay día que no lo recuerde... :( Me quedé un poco estancada después, no quería ni volver aquí (hace años que vivo sola), y ahora me pasa lo mismo: las fiestas de aquí me resultan sosas :( Debería juntarme más con gente de Erasmus? Es posible, pero no sé si tendría tiempo para llevar su ritmo. Pero me encantaría ver cómo lo viven ellos aquí, y poder sentir lo mismo...

    ResponderEliminar
  6. Voy a marcarlo como "releer dentro de un año" jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunados vosotros que os vais de Erasmus!! Aprovecharlo!! Merece mucho la pena!!!

      Eliminar
  7. Jajaja actualmente me encuentro en esa etapa

    ResponderEliminar
  8. A falta de 1 semana para volver tenía que volver a leer este post Andrea... y lo volveré a hacer el próximo lunes...

    ResponderEliminar
  9. Lo he visto de casualidad por Internet..
    LLegué hace apenas dos semanas de mi lugar de destino Erasmus. Y me siento exactamente así... Aunque he llegado en verano, nada es igual y hay muchos ratos en los que echos de menos todo aquello!

    Así que creeré en tus palabras, me armaré de valor y procuraré en 12 meses pensar de la misma manera que tú! :)
    Gracias por tu post!

    ResponderEliminar
  10. Llegué ayer mismo de un beca Erasmus 10 meses en Italia... Ahora mismo estoy llorando como un nño, echo de menos todo, la gente, los lugares, mis compañeros de piso, la independencia... Creo que no lo voy a poder superar, aunque leyendo tu post espero que no sea así, pero ahora mismo tengo un nudo en el estómago que me está matando...

    Con la beca debería de ir incluido un psicólogo al finalizar la estancia! En fin, ánimo a todos los que estéis como yo y ojalá se pase pronto!

    Gracias por tu post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy igual!! Donde has estado de Erasmus?? En que ciudad!

      Eliminar
    2. En Sicilia... Esta semana van a hacer 2 meses desde que volví a España y aún no se me ha ido ese nudo del estómago, sigo sin ganas de nada... Qué desastre!

      Eliminar
    3. En Sicilia... Esta semana van a hacer 2 meses desde que volví a España y aún no se me ha ido ese nudo del estómago, sigo sin ganas de nada... Qué desastre!

      Eliminar
    4. Hola, la verdad que pense que era yo sola la que se sentía asi, pero ya veo que es normal. Hice mi Erasmus en Italia y regresé a casa en julio de este año. Llegué, aunque mi cabeza sigue todavia por aquellos lugares. No hay dia en el que recuerde que estaría haciendo en este momento, el paisaje, las amistades, la motivación que sentia... y desde que estoy aqui me siento sola, deshubicada, incomprendida. No paro de llorar. Lloro casi todos los dias porque en Italia me sentia feliz. pero llegó la vuelta y hay que aceptarlo. Finalizó una etapa para comenzar otra. espero que estén superando esta depresión, yo lo estoy intentando! hay que ser optimista. saludos a todos esos ex erasmus!

      Eliminar
    5. En Turín. y tu??

      Eliminar
    6. Bologna. Y me encantaría volver en cuanto pueda...

      Eliminar
    7. yo también estoy deseando volver! tengo mi mente alli... me siento mas rara. Aqui todo sigue igual, la gente con su rutina y su monotonia y yo sin embargo, me encuentro deshubicada.

      Eliminar
    8. Yo estuve en Roma y me pasa exactamente lo mismo...

      Eliminar
    9. Yo también estuve en Italia! creo que da igual el lugar, esta experiencia es INCREÍBLE y por mesesque pasan... yo sigo con ese nudo en el estómago....

      Eliminar
  11. Llevo sin poder dormir desde que llegué hace 5 dias, pierdo el hilo de las conversaciones cotidianas, cuando alguien responde "nada interesante" o "lo de siempre" quiero llorar, y lo peor es que miran raro y te dicen "Estas zumbada". Pensé que era la única a que le pasaba esto y que eran cosas mias.

    Espero que se pase pronto. De momento has logrado que deje de llorar de desesperación. Muchisimas gracias por el post

    ResponderEliminar
  12. Estube de Erasmus en Belgica 7 meses entre el 2010 y el 2011 ...y ya estamos a mas del 2012 y aun hay dias en los q ese nudo en el estomago que senti 3 meses al llegar a casa me carcome.. esque aunque ya le puse punto final y tube la misma actitud que la q describes no puedo mentir q no hay uno q otro dia en el q me encuentro en alguna red social con algun amigo de mi Erasmus.. y me pone a pensar todo lo vivido... es realmente una sensacion frustrante.. ya que aunque sabes q ya paso y ya estas en tu rutina diaria de cierta forma quieres mandar todo al diablo y volver a vivir tal experiencia.En los ultimos años tube muchas experiencias de vivir solo y lejos de casa , pero el Erasmus fue definitivamente algo q marco mi vida.... duele pensar q no eres mas eramus pero doleria mas no haber vivido tal cosa y total como dicen " Si no duele no sirve".

    Quiza debi haber buscado respecto al tema cuando pase por esa etapa al volver a casa... me hubiese sentido mas acompañado en mi situacion!!
    Ahora en un par de meses estare de visita en el lugar donde estube , me muero de ganas de estar ahi y recordar no con nostalgia si no con una sonrisa todo lo que vivi!

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola!, solo puedo decir una cosa, despues de cuatro años, aun me pongo a llorar al recordar aquel año, tendré toda mi vida el sindrome erasmus... supongo que si, és dificil igualar aquel año vivido.
    Antes de irme, un amigo me decia que cambiaria totalmente, no le creia, incluso estando allí no lo creia, despues de cuatro años, lo entiendo, el erasmus cambio mi vida...

    ResponderEliminar
  14. Al igual que muchos me identifico con la experiencia, donde aprendes muchas cosas y vives muchas experiencias enriquecedoras.
    Yo regrese a Mexico, después de un anio en Barcelona.

    A mi me ha ayudado mucho, el ejemplo de los mexicanos que se van a Estados Unidos, que solo están pensando en su país, en su cultura, No viven el momento. Hay que pensar que si hay nostalgia es por que viviste algo muy bueno, y sin duda en tu lugar de origen también hay personas que valen muchísimo la pena, que quieren que les compartas parte de tu nuevo aprendizaje.
    Y me ha ayudado muchísimo meditar 15 minutos todos los días, asi se sale todos los malos pensamientos.
    Un saludo a todos los ex erasmus!

    ResponderEliminar
  15. Buenas chicos!
    Yo volví en Julio de Roma, después de pasar un perfecto año Erasmus, mucho mejor de lo que podría haber imaginado y lo cierto es que no logro acostumbrarme a que aquello ya no está...
    Desde luego que perduran las experiencias, las ideas, el espíritu de todo lo vivido, que nos ha hecho cambiar o simplemente mostrarnos tal y como somos o como queremos ser, pero lo cierto es que eso no se volverá a repetir ni siquiera si volviésemos mañana mismo a nuestros lugares Erasmus, porque no es solo el vivir en esas ciudades o pueblos, no es solo nuestra independencia, sino que es la gente, el ambiente, el carácter que nos insufla el saber que tenemos que aprovechar cada segundo.

    No puedo evitar ver mis fotos una y otra vez, mis videos, recordar lo que hice hace justo un año,... Mi vida aquí gira todavía en torno allí, y eso, no es vida.

    Siempre he sido una chica enamorada de mi ciudad y de mi tierra y, aunque aún sigo siéndolo, no hago más que cerrar los ojos para verme por las calles de Roma y sentir de nuevo todo aquello que me hacía feliz.
    También vuelves y te das cuenta de que la vida aquí ha seguido girando sin ti, tú eres quien te has quedado descolgado y eso, al menos a mi, me ha costado mucho asumirlo.

    Y es que siempre me gusta resumirlo en una frase: "A mi, solo el hecho de saber que estaba allí, ya me hacía treméndamente feliz". No me dedicaba a pensar en otras cuestiones, no me importaban las cosas más triviales sino que vivía cada momento y trataba de retenerlos en mis retinas y en mi corazón.

    La vida sigue y nosotros tenemos que continuar con ella. No puedo daros la clave para superarlo porque yo todavía no la tengo, y espero que leer lo que aquí ponéis me ayude.

    Muchos Besicos a todos!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento exactamente lo que resumes aquí. Qué cierto y duro es ser consciente de que la vida ha seguido sin ti, de que estás descolgado...

      Eliminar
  16. En mi caso llevo ya 3 meses casi después de mi regreso de Chile. Realmente la mayor y mejor experiencia que tuve hasta la fecha. Además me enamoré y sigo igual! Aunque se que todo lo que estoy escribiendo es hermoso y positivo, no consigo dejar de estar triste, me cuesta volver a ser el yo nuevo en el lugar de antes.
    Be positive supongo

    ResponderEliminar
  17. yo me voy este septiembre a Eslovenia y tenia miedo de la vuelta, por tener que pasar por "la enfermedad" post erasmus jaja, pero me ha encantado tu reflexion sobre ella.
    he vivido de cerca esa experiencia en los erasmus que vinieron este año a mi ciudad, lo pasaron increible y se les paso el tiempo volando, como me pasara a mi.
    pero lo que si tengo claro es que como experiencia personal sera increible, una etapa de crecimiento unica e inolvidable.

    un besito :P

    ResponderEliminar
  18. Pues aunque comparto 100% la entrada, no será mi caso y creo que me va a pillar una depresión que voy a aprovechar como motivación para acabar mi último año de carrera.
    Desde pequeña ya cambié de país, y con ello, el término hogar, cultura... todo eso cambió para mi, así que jamás me he sentido atada a tales términos. Y en cuanto a la independencia, la conseguí al mudarme a la capital, Madrid, a estudiar. De modo que para mi el Erasmus (que no es en Europa, sino en Latinoamérica) tiene unas connotaciones más allá de una experiencia "fuera de casa y fuera de mi cultura": en este país me he sentido tan identificada (o quizá es porque nunca me identifiqué con España) que voy a lamentar muchísimo, muchísimo, volver...

    ResponderEliminar
  19. Me quedan unos 6 meses de Erasmus y estoy acojonado leyendo esto. Ahora se está yendo la gente del 1er cuatrimestre aquí en Lisboa, incluida una chica italiana que conoci y se paso su última noche llorando mientras toda la gente alrededor estaba de fiesta. Ahora si que me creo de verdad que el Erasmus te cambia, cuando volvi en Navidad estaba apático, pero también con ganas de ver a los amigos. La explicación supongo que es que todo llega a su fin, y que cuando una puerta se cierra, otra se abre aunque muchas veces no seamos capaces de darnos cuenta. Bueno volveré a escribir cuando me vaya, pero para eso aún quedan 6 meses !. Saludos a todos :)

    ResponderEliminar
  20. Hace una semana que volví de mi erasmus en Rumania! Esto mismo es lo que siento....muy desubicada,fuera de lugar....y con el sentimiento de que todos los amigos que hice allí son los que siempre quise tener y quiero tener a mi lado!!! No paro de llorar.....solo quiero volver a vivir lo mismo y se de sobra que es imposible......podre volver a Rumania, por supuesto.....pero nunca estará la gran familia que he formado allí!! Sin duda alguna,el mejor año de mi vida!!!!
    Solo espero q esto se me pase pronto.....porque con los amigos que deje aquí no puedo hablar de esto q no me comprenden!!! Siempre me quedará los recuerdos y la maravillosa gente que conocí allí!!! :(

    ResponderEliminar
  21. Yo acabo de volver de Erasmus y mi vida de ahora me parece un infierno. Vivo con mis padres por tanto no tengo esa intimidad, libertad e independencia que tenía antes, la gente de aqui me parece sosa y aburrida por lo cual se me quitan las ganas de salir, aparte de como tu bien dices, salir de fiesta en tu ciudad ya no es lo mismo. Ahora estoy en una etapa en la que "me la suda todo" en plan de que si me tengo que enfadar con algun amigo aunque me deje de hablar, voy a enfadarme con el sin importarme las consecuencias. Mi universidad es un asco, todo esta cerrado los domingos y todos los día al medio dia. En fin, mil cosas que me hacen pensar que jamás superare esta depresión post erasmus. Tienes razón en que lo bonito de irse es la emoción de cuando vuelves, pero esa emoción dura 3 días, después de esos 3 dias ¿que hay? nada. Yo estoy deseando irme otra vez, no quiero quedarme atrapada aquí, quiero vivir aventuras mas excitantes que irse después de clase a los 100 montaditos y luego a dormir la siesta a casa.

    ResponderEliminar
  22. Amo tu blog! No sólo esta entrada con la que me siento identificada, sino todas las demas! Me has sacao unas lagrimitas en algunas jaja :*

    ResponderEliminar
  23. Me siento muy identificada, volví de mi erasmus en Italia este verano, y siente que los amigos que tengo en España y la gente de mi alrededor no me entienden, siempre tiene su vida rutinaria y les gusta, y a mi me aburre mucho hacer lo que antes hacía. En erasmus cada día era diferente, solo andar por la calle ya estabas sonriendo, y estabas feliz y ni sabías porque. Allí era como vivir una aventura, y como eras extrangera la gente se interesaba mucho por ti, vivias intensamente cada día, y aprendias cosas siempre.Despues volví en españa y no hago más que pensar en Italia, y lo que me gustaría volver y vivir a allí. Siento que esto no es una vida, no tengo ganas de hacer las cosas. Y me doy cuenta de lo cerrada que es la gente de tu entorno, siempre hacen lo mismo y esto me mata.

    ResponderEliminar
  24. Leo tu post ahora, casi 4 años después de que lo escribieras, y solo puedo decirte que no lo podrías haber descrito mejor y gracias.
    De parte de uno que acaba de terminar su Erasmus y tiene unas ganas locas por volver.

    ResponderEliminar
  25. He leído todo tu post y todos los comentarios con los que me siento muy identificada. La primera cosa es felicitarte, escribes muy bien, además es un post muy positivo. En mi caso, hace dos meses que he vuelto de mi erasmus en Roma y aunque han pasado dos meses sigo teniendo la cabeza y mi corazón en Roma. Yo echo de menos principalmente mi independencia, la deseaba muchísimo antes de irme y después de estos 6 meses tener que renunciar a ella ha sido tremendamente difícil!! Echo de menos una muy buena amiga que he hecho en Roma y a la que veía cada semana, echo de menos mi casa en Roma y a mi compañero de piso con el cual había estrechado una buena amistad, echo de menos pasarme el fin de semana saliendo por Roma y mis viajes improvisados a la aventura por Italia. Echo de menos sentir como corría la adrenalina por mi cuerpo, vivir feliz y despreocupada, con tiempo para mí misma, para estudiar, disfrutar y sin necesidad de trabajar, pero eso es sólo un sueño. Han sido los seis meses más intensos y felices de mi vida y eso lo voy a recordar siempre, aunque ahora todo cuesta, te sientes un poco triste, a veces solo, todo te parece aburrido y tu entorno de siempre ya no es lo mismo, pero todo pasa. El tiempo lo pone todo en su lugar y la vida sigue, porque la vida al final es precisamente esto, un cúmulo de experiencias a través de las cuales crecemos, y los recuerdos son bonitos pero hay que aprender a dejarlos a un lado para seguir sumando otras experiencias positivas que están por llegar. Tenemos la suerte de haber vivido algo increíble que recordaremos siempre y que no todo el mundo se puede permitir. Un saludo a todos los erasmus!

    ResponderEliminar