5 de abril de 2012

La vida es como Toy Story


Hoy me ha dado por pensar que, en realidad, somos un poco como esos juguetes de aquella famosa película (una de mis favoritas, por cierto) ya que, al igual que ellos, no decidimos nuestro porvenir ni sabemos dónde vamos a terminar.
Un gran niño llamado Destino juega con todos y cada uno de nosotros. Un capricho puede hacer que terminemos en una polvorienta caja de la estantería del garaje o que, por el contrario, seamos tratados con amor hasta el fin de nuestros días e incluso seamos recordados por mucho mucho tiempo.

1 comentario:

  1. Nunca lo habría pensado así pero sí, tienes razón.. Es así de incierto el destino... ¿Qué nos deparará el futuro? Nunca lo sabremos.. Habrá que vivir poco a poco.. y disfrutar cada momento porque nunca se sabe qué pasará mañana...
    Me quedo en tu blog, sin duda... ¡un beso!


    http://diariodeunagemela.blogspot.com

    ResponderEliminar