11 de abril de 2012

Jugando a ser poetisa...



Si alguna vez me muero
Seré un caballo blanco
Mis relinchos dirán "te quiero"
Y si corro es que te extraño

Si el caballo se muere
Búscame en un pez rayado
Mis burbujas serán besos
Mis aleteos, abrazos

Cuando el pez ya no viva
Seré para ti una ardilla
Estaré en las altas ramas
Y mis risas serán cosquillas  

Cuando la ardilla se vaya
volveré siendo una nutria
Cada chapoteo en el agua
Será un "te amo como nunca”

En el más espeso bosque
Seré un lobo sigiloso
Cuidaré de ti escondida
Aullaré un poema hermoso

En el lago tranquilo
Como bello cisne me verás
Nadaré en todos tus sueños
¡No me olvides jamás!

Si algún día te sientes solo
No creas que ya me he ido
Seré la brisa suave
Susurrándote al oído

Liebre, gato, mariposa
Ganso, lechuza o halcón
Estaré donde tu quieras  
Mientras exista en tu corazón

En cualquier sitio, a cualquier distancia
Sea la aurora o el anochecer
De cualquier forma y sin límites
Yo siempre te querré




Hubo un día, en el 2008, en que me levanté de la cama inspirada y escribí esto para alguien muy especial. Hoy me apeteció recordarlo. Aunque, en realidad, cuando se sienten tantas cosas bonitas no es difícil estar inspirado, ¿verdad?

2 comentarios:

  1. Pelos de punta con cada lectura. Sin palabras

    ResponderEliminar
  2. Lo escribiste tú? Precioso, se te da bien el juego entonces ;)

    porestosojitos.blogspot.com

    ResponderEliminar