20 de marzo de 2012

¿Vives fiel a tus sentimientos?

¿Sabes que una de las cosas que la gente más lamenta antes de morir es no haber vivido una vida fiel a sus sentimientos? Esto lo he leído en un artículo escrito por Bronnie Ware titulado Regrets of the dying que es algo así como "Los lamentos de los moribundos".
No tiene fecha, pero yo esto lo leí hace más o menos un año gracias a una noticia en el periódico ABC.
A mí, sin duda, me llamó muchísimo la atención. Resulta que esta señora trabajó muchos años en cuidados paliativos con enfermos terminales y decidió recoger en este artículo los cinco motivos más comunes de arrepentimiento de aquellas personas que están a punto de morir, y serían los que siguen:


1. Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí.
2. Desearía no haber trabajado tan duro. (Ésta me encanta...)
3. Desearía haber tenido el coraje para expresar mis sentimientos.
4. Desearía haberme mantenido en contacto con mis amigos.
5. Desearía haberme permitido ser más feliz.

Seguramente al leer esto te has preguntado a ti mismo si, en caso de morirte mañana, te hubieras arrepentido de las mismas cosas o, al menos, de alguna de ellas. Si la respuesta es sí, como también lo ha sido para mí, quizás te apetezca cambiar algo...
Como dice Javier Malonda en su blog, "para los encuestados ya es demasiado tarde", pero no para nosotros. Habiendo reflexionado sobre esto con 22 años (y no con 95) me ahorraré muchos disgustos en adelante...

Creo que hasta ahora estoy haciendo bien los deberes, quizás el que tenga que poner más en práctica es el punto tres: expresar mis sentimientos. Nos cuesta demasiado decir a los demás cuánto nos importan y, sin embargo, cuando se trata de echar una bronca o criticar todos somos muy valientes; en realidad, lo más difícil es lo primero porque en el momento en que abres tu corazón, te expones a que te hagan daño, de forma que decir 'te quiero' es como quitarse una coraza y volverse vulnerable. Pero es gratificante y liberador. Además es agradable para la otra persona; así como a ti te gusta que tus seres queridos te demuestren cariño, tú también debes hacerlo por ellos. No me refiero a que vayas al trabajo y repartas corazones o regales abrazos en la calle, hablo de esas cinco personas más cercanas, esos amigos íntimos, tus padres, tus hermanos... Gente que tienes alrededor y que va a agradecer profundamente cualquier gesto de amor por tu parte, aunque no lo digan...

Esto me recuerda a algo que me pasó el otro día: Me encontré a un antiguo compañero de clase que no veía desde hacía dos o tres años y, como me hizo tanta ilusión este encuentro fortuito, me mostré tremendamente contenta y cariñosa, me salió así en ese momento sin que pudiera controlarlo. Nos dimos dos besos, hablamos un rato y nos despedimos. Cuando se fue me quedé pensando en que, como él había estado bastante más serio que yo, quizás me había pasado con las confianzas y el entusiasmo porque, al fin y al cabo, ya había pasado mucho tiempo. Esa misma noche al llegar a casa y conectarme a Tuenti tenía un mensaje suyo en la bandeja de entrada que decía así: "¡Qué ilusión me hizo verte hoy! Me has alegrado el día".

4 comentarios:

  1. El problema es que a veces pensamos demasiado, cuando deberíamos limitarnos más a vivir, pero quizás sea el miedo el que nos frene en algunas ocasiones...
    A parte de esto a mí me pasa muchas veces lo mismo, me cuesta expresar los sentimientos y otras en cambio soy muy efusiva y luego pienso "me he pasado?"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me ha pasado eso de pensar así... Nunca sabes con seguridad que la otra persona pueda pensar de ti. Unos se cortan al verte emocionada, y siempre estoy con la duda: a ver si soy una pesada/demasiado emotiva? Y luego, he tenido efecto no deseado con algunos chicos, que al verme emocionada y cariñosa en algún momento, pensaban que me gustaban e intentaban algo conmigo. Qué incomodidad :(((

      Eliminar
  2. ¡Andrea! Soy Marta, la murciana de aquel curso de lejano de Poio :) Ya te he dicho alguna vez que me había metido por tu blog y me molaba mucho. Pues, lo reafirmo ^^ Ahora me he hecho yo uno también, así ya te puedo seguir más de tú a tú. ¡¡Bikiños!!

    ResponderEliminar