18 de febrero de 2012

Dulce melodía de fondo

A veces deseamos que el tiempo pase más rápido porque esperamos algo o a alguien, pero hay cosas que no tendremos más temprano por desearlas con más fuerza. No aprietes los párpados y pidas un deseo porque no se cumplirá más que en las películas. Desperdiciar segundos anhelando imposibles es tirar oportunidades a la basura. La felicidad es la expectativa de alcanzar algo mejor y, esa expectativa, es como una dulce melodía de fondo que nos acompaña o la suave percusión que permite que no perdamos el tempo ni el Norte; nunca lo que más anhelamos debe ser la voz principal, porque estaríamos dejando de escuchar a los demás instrumentos.
Se terminó. No voy a marchitar los minutos imaginando otros mejores junto a ti, porque sé que hay una época para cada cosa y ésta que ahora vivimos es diferente; es más difícil pero no por ello menos maravillosa. Qué manía tenemos los amantes de menospreciar lo que nos rodea cuando esa persona no está a nuestro lado.
No quiero que tu ausencia me golpee por la noche, quiero que la idea del reencuentro sea el motor de cada día.
No quiero que vuelvas pronto, sólo quiero que vuelvas.

2 comentarios:

  1. Creo que no me corresponde escribir nada aqui...pero lo que has escrito me parece increiblemente increible
    :)

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto lo que dices, eso de tener la mania de no ver mas alla por la ausencia de esa persona especial. Lo que decia facundo cabral era muy cierto, "No estamos deprimidos, sino distraidos", y es que andamos distraidos de las demas cosas que son importantes en nuestras vidas, como ser felices por y para nosotros mismos, que siendo felices y estando bien con nosotros mismos conseguiremos sentir realmente lo que es el amor, podremos amar, podremos esperar, podremos hacer que las cosas sean mejores. Muy buen post. Te seguirè desde ahora.

    SALUDOS.

    ResponderEliminar