6 de febrero de 2012

Cómo hacer una buena presentación oral en clase


No soy una experta en el tema de las presentaciones orales pero sí es cierto que en cinco años de carrera uno presencia cientos de exposiciones de sus compañeros y de uno mismo y saca algunas conclusiones de lo que gusta más al público y/o de lo que no debe hacerse nunca. Es por eso que me gustaría dar algunos consejos de manera informal que, espero, os puedan ser de utilidad la próxima vez que os enfrentéis a ello.

En primer lugar quiero recalcar lo importante que es, en mi humilde opinión, ser capaz de comunicarse y hablar ante un público, sea de las características que sea. Conozco gente que, estando en quinto de carrera, todavía se muere de vergüenza al salir a exponer al frente de la clase y lo pasa fatal cada vez que lo hace. Está bien, todos somos diferentes y no todo el mundo tiene el mismo grado de extroversión. Pero hay que entender que no se trata exclusivamente de un asunto de aula y no podemos escurrir el bulto porque en la vida tendremos que enfrentarnos a cosas parecidas muchas veces: una entrevista de trabajo; una conferencia; una reunión con los directivos; incluso una reunión de vecinos donde necesitemos argumentar cualquier denuncia... Por eso es mejor tranquilizarse y asumir que es necesario no sólo para aprobar la asignatura sino para salir del paso en frecuentes ocasiones futuras. Un ingeniero necesitará ciertas habilidades de comunicación a la hora de presentar su proyecto ante un jurado, o a la hora de dar a conocer productos de alta tecnología a sus clientes.

Para hacer una buena exposición lo básico es conocer el tema; puede parecer ridículo ensayar solo en casa pero es la única manera de comprobar que te lo sabes y controlar el tiempo que necesitas. Asume que las presentaciones nunca salen como las hemos ensayado, pero, aunque la forma de expresarse cambie, el contenido siempre es el mismo. Un actor puede improvisar en una obra de teatro, pero improvisa a partir de un guión que ya conoce y ha interiorizado después de repetirlo incontables veces. Nosotros también vamos a improvisar pero necesitamos una base sólida a la que poder hacer adornos o modificaciones. Es básico para no salir nervioso; si conozco a la perfección el tema solo tengo que preocuparme por cómo se lo contaré a los demás. Pero recordad que es una condición necesaria, no suficiente, para que la presentación sea un éxito, por ejemplo, un profesor necesita saber física para explicársela a sus alumnos, pero el hecho de que tenga conocimientos de física no significa que será capaz de transmitirlos.

En cuanto al vestuario, no voy a hacer mucho hincapié porque depende enormemente de la situación. He estado en una universidad francesa donde todos se ponían traje para las presentaciones (en caso de las chicas una blusa y una falda negra) y sin embargo, en la universidad de Vigo esto no se lleva demasiado e incluso resulta raro. Cuando las presentaciones son en equipo queda bien, en mi opinión, que todos vayan parecidos sino iguales (del mismo color, por ejemplo) y cuando los profesores premian la creatividad, como este año en Marketing, pueden aparecer alumnos vestidos de productos o personajes. Como digo, todo depende de la ocasión. Es necesario adaptarse, en cualquier caso una buena imagen siempre es favorable.

No os quiero dar los típicos consejos que aparecen cuando buscas en Google 'Cómo hacer una buena presentación oral' porque al final son siempre cosas de sentido común y que ya sabías antes de leer el artículo pero que no te habías parado a pensar. Quiero ir un poco más allá y comentar las cosas que más me llaman la atención cuando presencio una exposición, por ejemplo, la actitud de los ponentes. Hace poco unas compañeras de clase estuvieron hablándonos de una campaña publicitaria porque era su trabajo analizarla y sacar conclusiones y mientras lo hacían sus caras eran de aburrimiento. Mostraban rechazo hacia la marca porque la campaña no les convencía y la exposición se hizo harto pesada. Días después fue el turno de otras compañeras que lo hicieron completamente diferente: sonrientes, animadas, y encantadas con la campaña que estaban presentando. La diferencia entre estas dos actitudes se vio reflejada en la nota pero también en la percepción del público. Considero que es importantísimo transmitir una actitud positiva y que el público vea que te lo estás pasando bien, que disfrutas con tu tema y te gusta lo que estás haciendo. Este consejo me lo aplico en las presentaciones, en las actuaciones con el coro, cuando doy clases... Es fundamental.

Y para terminar hablaré de la confianza. Hacer una presentación oral puede parecer todo un reto (¡lo es cuando tienes que hacerlo en otro idioma, creedme!) pero en realidad es algo que se hace todos los días en todas las universidades y en todas las materias. Pensad en las personas que os están viendo y escuchando (no, no os pediré que os las imaginéis en ropa interior), son alumnos como vosotros que han tenido que hacer lo mismo antes o tendrán que hacerlo después. El público no es un enemigo sino un aliado, de hecho, les encanta que les preguntes cosas y les hagas participar. (Siempre que se pueda es bueno hacer una exposición interactiva para que nadie se duerma). Salir confiado te ahorra muchos problemas; no te lo tomes demasiado en serio, al fin y al cabo es como el que sale a contar un cuento.

Ah, se me olvidaba, échale imaginación y haz que tu exposición sea recordada, pero no por lo mala que ha sido, sino por la originalidad, la frescura,... La seriedad no está reñida con el buen humor, todo es medirse.

Más o menos esto era todo lo que quería decir, así que, la próxima vez que os toque hacer una exposición hacedlo motivados y tranquilos y asumid que en los tiempos que corren el que no sabe hacer una buena presentación en público será como el que no sabe hablar inglés, así que más nos vale afrontarlo con una sonrisa.

¡Mucha suerte!

7 comentarios:

  1. Genial andre, tomo nota para mi exposición de mañana. Repasarlo sí, actitud positiva sí,pero me habia dejado el buscar algo q haga que la recuerden y enganche màs.
    Unbesiñ
    Patri

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy interesante! Es verdad que una presentación dinámica hace la exposición mucho más entretenida. Tuve varias asignaturas en la carrera donde había que exponer, y la verdad es que yo no soy muy buena en eso. Tampoco mis compañeros lo eran, a excepción de 2-3 grupos.
    Cambiando de tema, en Horsens estamos 7 personas de la misma facultad de Coruña, y 3 de ellos son muy amigos míos desde el primer año; así que aquí somos como una familia :)
    Un besito!!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, vaya, después de tantos años en la facultad me encuentro, por fin, con estos pequeños consejos venidos de mi sobrina, algo que ni ningún profesor, se dio al trabajo de transmitir o reflejar con nosotros, alumnos.
    Estoy de acuerdo contigo en todos los ingredientes que expones aunque añadiría uno más: a la hora de preparar el tema sé original también. La mayoría de las veces la gente prepara los mismos temas de la misma forma y acaba resultando monótono y aburrido.
    Pon tu gratino de arena con una crítica constructiva, con aquello que descubriste y que no sabías, la utilidad de dicho aprendizaje para tu futuro, qué mejorarías, puntos flacos...en definitiva lo que estoy haciendo :)

    ResponderEliminar
  4. Vaya, vaya, después de tantos años en la universidad me encuentro con que mi sobrina me da unos útiles conejos, digo consejos :) que ningún profesor se dignó a transmitir ni a reflexionar con nosotros, alumnos.
    Estoy cien por cien de acuerdo con los ingredientes que expones aunque personalmente añadiría uno más, a saber:
    la crítica constructiva indicando los puntos flacos y fuertes, lo que has aprendido (aquello que verdaderamente descubriste, que no sabías), la utilidad de dicho aprendizaje para el futuro, las dificultades que encontraste en su elaboración a nivel teórico, temático, de búsqueda, etc.
    Intentar aportar nuestro granito de arena en la originalidad pero relacionada con el tema en cuestión ?me explico?la mayoría de las veces cuando, como alumnos, tenemos que oír, una tras otra, las presentaciones de los compañeros, acaba por ser todo igual.
    Bueno, ahí queda eso, espero que reflexionéis sobre ello. Lo importante será que cada quien recoja o implemente lo que más se adecúe a su estilo. Es como bailar :)

    ResponderEliminar
  5. buenos consejos... antes de exponer yo me se toda exposicion pero cuando estoy frente al publico no se que es lo que pasas que se me travan las palabras y mi exposicion termina siendo fea .. hago todo lo contrario a lo planeado ... que puedo hacer ¿?¿?¿

    ResponderEliminar
  6. es muy importante estar relajado.....

    ResponderEliminar
  7. Pues todos los que aquí opinan son gente preparada para esto, yo doy seminarios de varios géneros e interesantes para mucha gente, yo e aprendido todo esto de acuerdo al entorno que te rodea, el tema que vas a tratar es importante conocerlo y nunca me pongo nervioso es mas combino la seriedad y el buen humor siempre y siempre me tengo confianza, porque quizás este con gente con un alto rango en puestos de gobierno, como a la semana siguiente este con obrera, es importante conocer el tema y conocer y casi casi conocer el perfil de la gente con la que te está escuchando y de entrada es importante que acepares su atención es decir no dejar a nadie que se aburra y se duerma es decir hay que tener un poco de picardia sana.

    ResponderEliminar