20 de febrero de 2012

Casi real

Justo en el momento en que decidí dejar de extrañarte te me apareciste como un ángel y mi único deseo era besarte sin demora, como si al no hacerlo fueras a irte otra vez. Yo no te esperaba allí pero apareciste... Y los dos levitábamos y nos abrazábamos tumbados sobre el aire.
Puede parecer un relato de ficción pero ha ocurrido de verdad esta noche, en mis sueños.



3 comentarios:

  1. Los sueños!! Dicen que hay que cuidar bien lo que soñamos, al parecer nuestro cerebro no distingue bien lo que soñamos con lo que vivimos, y seguro que tras un sueño bonito, tienes un día fantastico, te levantas con una sonrisa tonto y te dan ganas de comerte el mundo. ´La pena que nuestros sueños son algo subconscientes, pero bueno, siempre se puede soñar despierto, que con imaginación, alimentarás igualmente tu buen humor'

    ResponderEliminar