29 de enero de 2012

¿Me lo pone para llevar?

Ayer me sentí fatal. Tenía tanta hambre que fui probando pequeños bocados de diferentes cosas mientras esperaba la hora de comer (rosquillas, una chocolatina, pan,...). Es algo que hago muy a menudo -porque es raro el día en que llego a casa y tengo la comida ya hecha- y no me gusta nada este hábito porque se te llena el estómago de porquería y luego no comes bien... Además de que comer entre horas no es demasiado sano :)
El caso es que ayer fuimos a un restaurante y para cuando tuve delante el segundo plato, que era merluza con guarnición de patatas, yo ya estaba casi llena. La consecuencia fue que dejé una posta entera de pescado. Se la ofrecí a los que me acompañaban, porque ni siquiera la había tocado, y me dio pena saber que la tirarían a la basura. Cuando dejas restos pequeños no te impresiona tanto como cuando dejas una pieza entera de comida que otra persona agradecería con creces en otras partes del mundo, o más cerca de lo que crees.


Lo comenté con algunos amigos de Facebook y me dijeron que cada vez es más frecuente que los clientes de los restaurantes pidan la comida que sobra para llevar. Puede que el camarero te mire sorprendido, pero al fin y al cabo les da igual, porque como dije antes, lo van a tirar a la basura... ¡Y tú pagarás lo mismo! Me gustaría que con el tiempo esto fuera lo más normal, hasta el punto de que estuviera mal visto que alguien dejara un bistec entero atrás o unas croquetas.

Busqué en Google para saber si algún blogger había tratado este tema alguna vez y me encontré por casualidad con una noticia de Noviembre del año pasado que explicaba que, según un estudio, los restaurantes españoles tiran a la basura unos 2,5 kilogramos de comida al día. En este caso se refieren a los alimentos que tiran porque se les han estropeado, ya que nadie los ha solicitado. Sí, es difícil prever qué van a pedir y qué no van a pedir los clientes, pero la Federación española de Hostelería y Restauración (la misma que ha hecho el estudio) ha presentado una guía (Trabaje de manera inteligente: abra los ojos ante los desperdicios) que podría reducir los desperdicios de estos restaurantes a la mitad.
Así que a todos aquellos que conozcáis a los dueños de algún restaurante os animo a que les habléis de esta propuesta ;-)

Por cierto, antes de irme del restaurante fui al servicio y me alegró encontrarme con este invento -no es más que un trozo de botella- que impide que se desperdicie el jabón. O a lo mejor sólo lo hacen para no tener que limpiar los pegotes azules del mármol... Vete tú a saber.




6 comentarios:

  1. Siguiendo con lo que te comenté en Facebook, en algunos sitios te puede llegar a pasar lo contrario: si te dejas un plato casi entero de comida se sienten mal y no hacen más que preguntarte porque piensan que no te ha gustado o no tenía buena pinta (yo no me suelo dejar comida en el plato, pero he visto que le ha pasado a otros). Así que si lo pides para llevar te ahorras el problema X-D

    ResponderEliminar
  2. Se de algún restaurante que te ponía la comida para llevar si te sobraba, aunque eso sí, son casos muy raros y por desgracia hasta no está muy bien visto, pero "habelos ailos".

    Y no solo pasa con los restaurantes, si no también los supermercados tiran cantidad y cantidad de comida que justo caducó ese día o lo hará al día siguiente. Es normal que si vas a comprar algo no te guste que vaya a caducar al día siguiente pero seguro que antes que tirarlo se lo podían dar a mucha gente. Quizás el problema sea que no hay nadie que gestione que hacer con esos alimentos, y al final acaban en la basura.

    ResponderEliminar
  3. Y lo del jabón yo creo que es para no manchar. Aunque una cosa es ahorrar y otra es ser cutre poniendo una botella cortada a la mitad, que menos que haberla cubierto con el mejunje art attack jaja

    ResponderEliminar
  4. A la gente que le pasan estas cosas conmigo no le pasan... si sobra algo, siempre me lo dan a mí :)

    ResponderEliminar
  5. Me ha llamado mucho la atención la frase que tienes puesta de la utopía, porque es tan necesaria como innecesaria -como la esperanza dentro de la caja de pandora-.

    El caso es que, si me la hubiese inventado yo, la pondría así: "La utopía está en el horizonte, yo avanzo dos pasos y el horizonte se aleja diez. ¿Entonces, para qué sirve la utopía?; sirve para avanzar.

    Pues así es, con proyectos utópicos, muchísimas cosas se han conseguido en la vida. Otras, también muchas, nos enseñaron bastante, porque y como siempre digo, avanzar es recorrer camino, y créeme que se aprende.

    Por eso vuelvo al principio, como la esperanza -a veces buena, a veces no- la utopía nunca puede ser innecesaria.
    Ya lo decía Edison, "que dejen en paz los que no creen a los que siguen intentándolo".

    Me gusta tu blog, te animo a que sigas.

    ResponderEliminar
  6. Wow, es increíble que en Europa se desperdicie tanta comida!

    veras yo soy de Venezuela y allá es costumbre que cuando se deja mucha comida, la pidas para llevar, es más, a veces son hasta los mismos camareros los que te lo preguntan y te puedo asegurar que nadie se sorprende ni te ve raro por pedir las cosas para llevar ya que es costumbre.

    Ahora vivo en Italia y una de las cosas que mas me impresionaron de esta cultura es que si dejas algo de comida, directamente la toman y la botan, y pedir algo para llevar es algo SUPER inusual, apenas lo haces y ya notan que eres extranjero, y sí, te miran raro.

    Que triste que la cultura sea así por estos lados de Europa (al menos por aquí por Italia), y a veces es un tanto extraño ya que estos países hace unos cuantos años sufrían de hambruna y miseria debido a lo que dejaron las distintas guerras (civiles, mundiales... nombra alguna) :S

    ResponderEliminar