16 de diciembre de 2011

The Nanny Diaries

Hace algo más de dos meses que trabajo como niñera. Me encanta.
Por suerte o por fortuna, he desempeñado muchos pequeños trabajitos propios de una estudiante, pero me quedo con éste.
Una vez a la semana me encuentro con mi nueva amiga de cuatro años a la que le encanta dar guerra; vemos los dibujos de Disney Channel, pintamos, nos hacemos fotos sacando la lengua, jugamos a las cocinitas, hacemos muñecos de plastilina, cantamos,... Y cuando es la hora de dormir me toca echar mano de la imaginación para inventarme cuentos del tema que ella me pida. Es increíble cómo se acuerda de todas y cada una de las historias que le cuento.
Ser niñera implica ser paciente, pero sobre todo tienen que gustarte los niños. A mí desde luego que me chiflan.
Cada semana vuelvo a la infancia durante unas horas olvidándome de todo y riéndome con las ocurrencias de la pequeña diablilla. Es encantadora.
No hay nada como ir a 'trabajar' contento.

4 comentarios:

  1. Trabajar con niños es tan gratificante,...

    ResponderEliminar
  2. Trabaje de au pair un año, fue una experiencia inolvidable aunque no la repeteria.
    Los niños son asombrosos

    ResponderEliminar
  3. Trabaje un año como Au pair, fue una experiencia increible aunque no lo volveria a hacer!
    Los niños no van conmigo :D

    ResponderEliminar
  4. Que lindo lo que escribiste! Yo tengo, en argentina, una consultora dedicada a seleccionar niñeras para trabajar con familias. Lo que vos escribiste en este blog es lo que toda madre quiere para su hijo, una niñera con ganas y amor hacia su profesion/trabajo.
    Te felicito y espero tengas el mismo entusiasmo en todo !
    saludos!

    ResponderEliminar