27 de septiembre de 2014

La despedida


Creé esta página en 2011. Le llamé Sonrisa Sin Prisa porque buscaba un nombre que rimase y que, a la vez, reflejase un poco mi manera de ver las cosas. Ya llevaba mucho tiempo en Blogger dando la lata a mis amigos (hablando sobre libros o viajes) pero en este blog quería centrarme en contar experiencias que promoviesen en la gente actitudes positivas. 

Empecé a escribir sobre algunas cosas maravillosas -aunque completamente ordinarias- que me ocurrían, para mostrar a los más gruñones que se puede ser feliz con muy poco. Nunca comprendí a esas personas que, teniendo una vida increíble se quejan tanto, menospreciando lo que tienen y lo que son. 

La experiencia ha estado chula. He conocido a mucha gente y he llegado a conocer mejor a algunos amigos; he redescubierto mi pasión por la escritura y, lo más importante, algunos artículos han tenido un efecto positivo en los lectores (aunque a veces sólo fuesen miembros de mi familia). Bueno, también me han llamado exagerada los que creen que soy feliz siempre, incluso si les he explicado que ser optimista no significa no tener problemas.

¡Pero se acabó! Ya no me apetece seguir escribiendo en este blog y por eso me despido. Resulta que la gente cambia; a la gente puede gustarle mucho hacer una cosa y de repente tener ganas de no hacerla más y volcarse en otra cosa, ¿no es genial? 

Me parece que tener un blog así es como querer dar lecciones a otras personas sobre cómo deberían vivir sus vidas. ¿Acaso yo tengo razón? Nadie tiene la razón absoluta sobre nada...
Incluso me da un poco de risa entrar aquí y ver esto que he creado. "Bienvenido a mi mundo, aquí aprenderás a ser happy de la life". Pensé que era una buena idea con 21 años pero he cambiado de opinión. ¡Yo os libero! Podéis seguir leyendo blogs de moda y viendo vídeos de gatos en YouTube.

Sigo siendo la de siempre, pero ahora intento ayudar a los demás de otras maneras. Si queréis seguirme la pista, tengo nuevo proyecto: SUPERHÉROES COMO TÚ
También colaboro con QUÉ APRENDEMOS HOY, en la sección Coaching y Reflexiones.

Después de tan interesantes declaraciones (enhorabuena si aún no estás dormido) sólo queda dar las gracias a todas y cada una de las personas que se han pasado por aquí, que me han leído, han comentado, me han escrito, me han animado a seguir y me han dado su opinión a lo largo de estos años. ¡Os deseo lo mejor!

Este blog ha sido para mí una experiencia súper bonita. Recordarlo siempre provocará en mí una gran sonrisa, de ésas que son de verdad, que nacen en la boca y se extienden hasta la mirada, de ésas que duran unos segundos e iluminan cualquier habitación oscura; una sonrisa sincera, dulce, sin prisa.